Volkswagen cuenta con un producto estrella que no tiene 4 ruedas y un motor. Es el artículo número 199 398 500 A, el cual, a pesar de usar el mismo sistema de numeración aplicado a las piezas de sus coches, no tiene mucho que ver con ellos. Esta es la historia de las salchichas Currywurst. Leyeron bien, ¡salchichas!

Para entender bien esta historia es necesario remontarnos a principios de la década de los 70, en esa época Volkswagen contaba con una granja para reproducir y criar cerdos en las instalaciones de Wolfsburg, adquirida en la época de la posguerra, y en el 73 los carniceros del lugar inventaron la “Curry-Bockwurst” (salchicha al curry). Esta granja ya no existe, pero la carne para hacer las salchichas proviene de dicha región.

cosas curiosas de VW

Esas salchichas, se comenzaron a vender en la cafetería de la planta Volkswagen en Alemania, y se sirven enteras, o bien, en trozos acompañados de una salsa de catsup mezclada con curry; y luego de 45 años estas continúan produciéndose. Hoy día, existen 30 empleados que trabajan en la carnicería de VW y que se dedican a fabricar 18 mil de estas salchichas al día con una receta secreta, conocida solo por unas pocas personas, que incluye carne de cerdo, curry, pimienta y jengibre.

Currywurst, una delicia al paladar

cosas que no sabías de VW

Si bien, es un producto que se sirve en Wolfsburg y otras plantas europeas de Volkswagen, las Currywurst también se vende en supermercados con la marca de “Volkswagen Originalteil” (“piezas originales” en alemán). “Nuestro currywurst tiene solo 20% de contenido graso. Normalmente, es alrededor del 35 por ciento”, explica el jefe de los carniceros, Franco Lo Presti, quien las ha estado haciendo desde 1979.

El proceso para elaborar las salchichas Volkswagen, sólo involucra partes del puerco como mejillas, tocino y el estómago. Después de mezclar la carne con las especias y envasarlas en tripas, las salchichas se secan, se ahuman sobre madera de haya y se cocinan al vapor durante 100 minutos a 176 grados.

Currywurst

El producto final se pesa, inspecciona y empaqueta para enviarlo a otras plantas o minoristas de Volkswagen. Para aquellos que no les gusta la carne, Volkswagen también ha hecho una variante vegetariana desde 2010.

Para acompañar las salchichas puedes usar el “Gewürzketchup” (catsup con especies), que también se elabora en la planta.

Currywurst

Se dice que las Currywurst son de las mejores de Alemania, tan es así que cuentan con su propio museo en Berlín, llamado Museo Currywurst. También, han recibido reconocimientos en concursos de carnicerías y cuentan con certificados de calidad europeos.

Hay 2 tamaños y cada paquete incluye 5 salchichas

Las salchichas Volkswagen, se han convertido en uno de los productos más vendidos de la firma: solo en 2017 se vendieron cerca de 7 millones de ellas, más que todos los coches que entregó VW a nivel global (aunque obviamente las salchichas cuestan mucho menos).

Currywurst

El producto se vende en paquetes de cinco salchichas en concesionarios de Volkswagen en todo el país, y se pueden encontrar en 2 tamaños: de 25 centímetros y de 12.5. Tal es el furor por estos embutidos, que algunas agencias en Alemania te ofrecen un paquete de salchichas y una botella de catsup como regalos tras la venta de algún coche.

La mejor oportunidad para probar la cocina artesanal de Volkswagen, probablemente implique un viaje al exterior. El “Currywurst” fresco no se puede importar, para esas raras ocasiones en que VW quiso servirlo en los Estados Unidos, llevó a los carniceros al país y replicó la línea de producción con ingredientes locales.

Si deseas comprarlas por tú cuenta lo puedes hacer, se venden online en paquetes de 5 salchichas a 9.79 euros. Para ello, solo tienes que teclear la siguiente dirección en tu buscador favorito: https://www.gesundekost.org/shop/

Te puede interesar: LAS ESTRELLAS DEL CINE Y LA MÚSICA QUE FUERON SEDUCIDOS POR EL VOCHO