Con tiempo de sobra y sin ningún lugar adonde ir durante las semanas que ha estado en casa encerrado debido a la pandemia, Rob Dibble tuvo una estupenda idea: alternar el home office con la restauración de su Volkswagen Buggy 1969.

“Quería hacer algo más productivo que sentarme frente a la televisión a ver películas “, menciona Dibble, quien compró este todoterreno en agosto del año pasado y lo guardó en la cochera, sin tiempo para poder hacerle nada, hasta ahora.

“He vuelto a descubrir mi amor por la restauración en los últimos meses”, comenta este vochero, Volkswagen Buggy 1969 no es su primer proyecto de restauración. Ha restaurado tres motocicletas y dos antiguas ambulancias. Sin embargo, el Dune Buggy es su primer vehículo clásico.

como restaurar un auto clásico

La compra del Volkswagen Buggy 1969

“El auto fue abandonado en una playa. Estaba totalmente oxidado y en mal estado”, dijo. En el transcurso de tres meses, Dibble instaló un nuevo carburador, sistema de escape, rines, frenos y faros.

También realizó cambios en el interior, incluidos nuevos asientos, un nuevo tablero con un velocímetro, nuevas alfombras y un nuevo estéreo. También volvió a pintar el exterior, transformándolo de todo amarillo a gris plano con una franja de carreras de color amarillo claro.

Durante la labor de restauración de su auto Volkswagen, Dibble conoció a otros vocheros de su zona (él vive en Carolina del Norte, Estados Unidos), quienes lo han apoyado con conocimientos e incluso con piezas que le hacen falta.

Volkswagen Buggy 1969

Si Dibble necesita ayuda adicional, recurre a la comunidad de fans de la marca, que están en las redes sociales. “Han sido muy buena onda. Me ayudan a superar cualquier problema que tengo en el proceso de restauración de mi Volkswagen Buggy 1969.

“Me han enviado piezas que tal vez no pueda encontrar y comparten sus propios proyectos”, dijo. “Nunca supe que había tal cantidad de fans de la marca hasta que me puse a restaurar mi Volkswagen clásico”.

Te puede interesar: VOLKSWAGEN SAFARI ACAPULCO, EL AUTO DEL PARAÍSO DEL PACÍFICO