No hay duda de la versatilidad del Volkswagen Escarabajo. Ejemplos de cómo se puede convertir los podemos encontrar por decenas y entre toda la amplia variedad de ejemplares destacan aquellos que cuentan con carrocería de hierro forjado, como el Vocho de Boda (Wedding Beetle), construido en la década de 1960.

The Wedding Beetle o Vocho de Boda fue creado por Rafael Esparza-Prieto, un talentoso soldador y herrero de la Ciudad de México. Según se sabe, Esparza-Prieto estaba trabajando en una refaccionaria allá por 1968 cuando su jefe le pidió que creara una carrocería especial de vocho para atraer nuevos clientes.

The Wedding Beetle

La creación del Vocho de Boda

Utilizando un Volkswagen Sedan como base, Esparza-Prieto construyó el esqueleto del vehículo con hierro forjado blanco y rellenó artísticamente los huecos con motivos florales y remolinos decorativos.

El dueño de la refaccionaria quedó tan impresionado con el trabajo que mostró el producto terminado en una plataforma giratoria afuera de su negocio, donde aquel vocho con carrocería de metal llamó la atención no solo de los clientes y transeúntes, sino de los ejecutivos de Volkswagen en la planta recién construida de Puebla.

De hecho, fueron ellos quienes le encargaron a Esparza-Prieto que creara dos piezas más de Wedding Beetle antes de los Juegos Olímpicos de 1968, celebrados en México.

The Wedding Beetle

La condición era que los coches se pudieran manejar como cualquier otro vocho. Demás está decir que la carrocería de hierro forjado de aquellos Escarabajos permitía ver a los pasajeros e incluso todo lo que había debajo del cofre y la tapa del motor.

A medida que ganó popularidad en los juegos, Volkswagen encargó a Esparza-Prieto que construyera 20 Vochos de Boda más para exhibir en diferentes concesionarios en todo el mundo.

El extraño nombre le fue dado porque precisamente algunos de esos autos fueron prestados a parejas para que los utilizaran como transporte el día de su boda.

Vocho de boda

Después de que Esparza-Prieto emigró a California, construyó dos Wedding Beetle más por su cuenta. Junto con su creación original, se estima que hay 23 escarabajos nupciales en total.

Como muchos de nosotros sabemos, desde entonces, otros creativos fanáticos del vocho han imitado el trabajo de Esparza-Prieto y han construido sus propias versiones de hierro forjado, utilizando diferentes colores y patrones, incluso algunos de esos autos han estado presentes en algunos eventos celebrados en México, como el Treffen.

La silueta fascinante y la artesanía del automóvil aún tienen el efecto que Esparza-Prieto pretendía cuando diseñó el Wedding Beetle hace más de 50 años: hacer que la gente se detenga y lo admire. Sin duda, una muestra más de la versatilidad del vocho.