Una de las modificaciones más espectaculares, y que les gusta a los vocheros es: achaparrar su auto. Muchos fanáticos han querido su propio Bug Low, pero se han dado por vencidos en el último momento, impedidos por el miedo a los millones de topes y baches que existen en las ciudades de México. Aun así, Guillermo decidió que su vocho tenía que ser uno de los más bajitos, y tenemos la seguridad de que así es, ya que son sólo 3.5” lo que separa el chasis del suelo.

“El único problema que existe en estos casos”, nos comenta su dueño: “es que a veces tengo que rodar a velocidades no muy altas, y pasar los topes de lado.  Ello no representaría mayor problema si no fuera porque vivimos en una ciudad en donde las prisas y la desesperación parecen ser lo más importante, y donde todos los automovilistas manejan con una mano en el volante y la otra en el claxon, siempre apresurando al conductor que va adelante”.

Vocho tuning

Este vocho 1968 y su Safari Window

Pero antes de comenzar a mencionar todas las modificaciones con las que equipó a su vocho 1968, les contaremos que Guillermo lo compró hace 4 años, y lo primero que le hizo, fue instalarle la Safari Window. Después, lo achaparró y en eso estaba cuando le entró la idea de cambiarlo de color.

“Como todos saben, cuando se cambia la pintura del exterior de un auto, siempre se inicia con los interiores y es así como la alfombra, el cielo y las tapas de las puertas ahora están tapizadas en vinilo rojo. En esta labor tuve el apoyo de mi amigo y tocayo Guillermo Camacho, quien me ayudó a modificar mi Bug Low”, nos dice.

Vocho tuning

Y añade: “Con la ayuda de Gabriel López, es que pude instalar el ragtop de lona negra. En cuanto al motor del Bug Low, les diré que es el original y sólo se le añadió un juego de poleas y un tensor de banda. En lo que sí trabajamos y mucho, fue en la estética de la zona, donde se rasuró y se pintó en colores rojo con gris. La caja de cambios es la original, sólo se le añadieron unas piernas cromadas y soportes Empi. Por su parte, la suspensión ajustable es del amigo Reyes Toledo.

Vocho tuning

Sistema de rodaje deportivo…y algo más

“Los rines con los que se equipó este vocho 1968, son unos RDW modelo Iron Cros del buen amigo “Metalero”, mientras que los vidrios de los faros son Hella originales que se tomaron de un Oval. Otros detalles con los que cuenta mí enfriado por aire de Volkswagen son: las ventanas abatibles laterales, la estética hecha en la zona interna del cofre, la silla de bebé de su época y el equipo de audio es el original. La marca Billet firma los estribos y los espejos clásicos son unos Albert Mirror.

Te puede interesar: “VORCHE”, MODIFICACIÓN DE PRIMER NIVEL DESDE QUERÉTARO

“Una vez que concluimos la restauración de este vocho 1968, se destapó en la edición más reciente del Hell Driver’s del amigo “Checo” Morales.

Vocho tuning

“Mi gusto por los autos Volkswagen, empezó cuando me hicieron la invitación a formar parte del club The Family Nis. Gracias a sus integrantes es que me empieza a gustar este ambiente, al igual que a mi hermano.

“Ya en la agrupación, el gusto por los VW se incrementó de tal manera, que mi hermano y un servidor empezamos a comprar más carros de la marca alemana. Hoy día tenemos un Safari 71, una Brasilia 75, una Hormiga 74, una Squareback 71, un vocho recortado 74 y varios modelos más del escarabajo. Solo me resta agradecer todo el apoyo que he recibido hacía mi persona Mary y de mi hijo Guillermo para modificar mi Bug Low”, concluyó Guillermo.

videos vochos tuneados

Todo esto se dice fácil, pero toda esta labor ha tardado 4 años, y Guillermo todavía tiene planes de seguir trabajando más en su escarabajo, así que no duden que pronto tendremos más noticias de él.

Checa el video oficial del 510 Bug Low:

Más fotos de este vocho modificado:

Bug Low Bug Low Bug Low Bug Low Bug Low