Restaurar un vehículo es un placer básicamente indescriptible, pues tomarlo hecho casi chatarra y dejarlo con un aspecto magnífico como el que tenía al salir de la agencia es una satisfacción inmensa cuando puedes lucir tu clásico en las calles, como este Vocho 1966 que luce mejor que nunca.

Su propietario es Jesús Francisco García de Alba, proveniente de Guadalajara, Jalisco, donde a pesar de no pertenecer a ningún club, se encarga de lucir su auto en exhibiciones y competencias a nivel nacional, maravillando a quien lo ve.

Vocho 66 restaurado




Exterior del Vocho 1966

Por fuera, el aspecto de este Vocho 1966 es inmejorable, pues Jesús se encargó de restaurar cada parte del vehículo con piezas de equipo original. Lo primero fue realizar un mantenimiento estructural de chasis, donde se retiró el óxido, se resoldó y se pulió cada centímetro de la base en este auto para asegurarse que no tendría ningún problema en el futuro.

Tras esto, el siguiente paso vino con los paneles de la carrocería, que recibieron un tratamiento especial para quitar el óxido, mientras que las defensas y los estribos se compraron de nuevo, todo en piezas originales de Volkswagen.

Vocho 66 restaurado

Al reconstruir el vocho clásico, llegó la hora de pintarlo, por lo que Jesús decidió mantrener el color original Verde oliva y aplicarlo también en los rines,  que se montaron sobre llantas de cara blanca. Al mismo tiempo mandó a cromar de nuevo las tapas de rines, los parachoques, las manijas y los detalles de diseño en los estribos y las líneas de diseño, para después pulir los vidrios, dándole el toque final a su hermoso Vocho 1966.

Vocho 66 restaurado

Interior del Vocho 1966

Para el interior, Jesús fue muy cuidadoso al momento de elegir las piezas, pues quería conservar todos los elementos originales del vehículo. Lo primero fue retapizar los asientos, por lo que acudió a Volkswagen para solicitar la piel en color verde oliva que quedara acorde con su auto, mientras que los paneles de puertas lucen los tonos originales de agencia en gris y beige, con la manija cromada y la pequeña bolsa para objetos.

Vocho 66 restaurado

En el panel de instrumentos, se mandó a cromar nuevamente los detalles que enmarcan el velocímetro y el medidor de gasolina, mientras que el estéreo original se reparó para poder sintonizar nuevamente todas las estaciones AM. Por último, el volante también se restauró y ahora luce espectacular en negro con cromo, contrastando con el tono claro de los interiores.

Vocho 66 restaurado

El motor

Bajo su cofre, Jesús ha reparado y conservado el motor de este Vocho 1966 totalmente intacto, con piezas de equipo original Volkswagen que nos entregan ese sonido tan característico de estos hermosos autos que tanto nos ha enamorado por muchas generaciones. Para cuidarlo, frecuentemente lava las piezas y realiza todos sus servicios de mantenimiento en tiempo y forma, por lo que no ha tenido que ser ajustado en mucho tiempo.

Vocho 66 restaurado

Sin duda alguna, el trabajo que realizó Jesús en Su Vocho 1966 es digno de admirarse, con un estilo soberbio y conservando todos los elementos originales de este modelo en su lugar, haciendo que el resultado final llame la atención en cualquier lugar donde se pare ¡Felicidades!

Vocho 66 restaurado

También te puede interesar: