“Fue en el año 2000, cuando tuve la fortuna de adquirir este vocho 76, su estado no era el mejor, estaba algo descuidado”, es lo primero que nos dice Héctor Vargas Horta, su dueño y añade: “Cierto día iba manejando y sufrí un accidente, le pegaron en la salpicadera derecha. Decidí llevarlo con un hojalatero para que lo arreglara, el “maestro” Félix ve el golpe y me comenta que la pintura estaba muy maltratada, y mejor me recomendó raspar toda la lámina y pintarlo del color que yo quisiera.

“La idea me agrada y el “maestro” Félix empieza a retirar puertas, estribos y salpicaderas. Estaba por iniciarse el proceso, cuando me di cuenta que las piezas estaban muy viejas y mejor opté por reemplazarlas por nuevas. Una vez que el vocho 1976 estaba listo, llegó el momento de aplicar la pintura y después de ver muchas opciones, me incliné por cubrirlo con un rojo candy.

Mejores Volkswagen para restaurar

“Pasé por un puesto de revistas y vi la revista Vochomanía, iba acompañado de mi esposa y le comenté ‘¡quiero tener uno así!’, ella asentó con la cabeza y fue así como decidí iniciar un trabajo de restauración total, incluido su desarmado, fui comprando poco a poco, los accesorios en Beltrán Volks y agencias Volkswagen.

Primera modificación y restauración del vocho 76

“En cuanto a los asientos originales, los cambié por unos de un BMW que mandé con un tapicero para que los adaptara y colocara. Por su parte, al motor le quité todas las piezas y las mandé a cromar y aproveché para cambiar toda la instalación eléctrica por una nueva. Lo mismo pasó con los faros, calaveras, limpiadores, claxon y demás accesorios.

Mejores Volkswagen para restaurar

“Lista la carrocería del vocho 76, lo llevé a mi casa para que le hicieran la instalación eléctrica y después el mecánico llegó a montar el motor, el cual ya tenía todos sus accesorios cromados, y el sistema de escape deportivo.

“Lo siguiente que se colocó, fueron las ventanas abatibles y el equipo de audio. Para concluir con este proyecto, añadió los rines de 17”. A grandes rasgos, esta fue la primera de las tres modificaciones y restauraciones que ha sufrido mi vocho 76 a lo largo de estos últimos 10 años y el cual he bautizado con el nombre de Small Devil. Ha sido una ardua labor para tenerlo como luce en estas fotos.

Mejores Volkswagen para restaurar

Suspensión ajustable y algo más

“Tiempo después, decido cambiar los rines por unos de la marca Sparty Obli también de 17 pulgadas pero progresivos, los frontales tienen un ancho de 7” y los traseros de 8.5”, y están calzados con unas llantas Triangle Sport TR-968 rodada 205/40 R17.

“El sistema de frenos se mejoró y ahora este vocho 1976, cuenta en la parte frontal con unos discos ventilados y pulidos con cálipers pintados del color de la carrocería, al igual que los tambores traseros.

Mejores Volkswagen para restaurar

“Por su parte, la suspensión delantera de mi vocho 76 incluye amortiguadores de aire y un puente recortado con 2 ajustadores y mangos desfasados 2.5” de la marca Empi, mientras que en la zona trasera se añadieron unas plumas ajustables cubiertas con pintura electrostática rojo candy. Para cuando la revista esté a la venta, mi vocho ya contará con una suspensión de aire de la marca AirRide, es mi amigo Luis Loa quien la está instalando.

“Para incrementar la potencia de la máquina 1600 cc, es que mandé a colocar pistones planos, cabezas porteadas con válvulas más grandes y el volante se le rebajó 800 gramos de peso. En cuanto a la estética, se enriqueció con la colocación de un paquete de tolvas en cromo, polea graduada y la tapa del distribuidor ahora es de acrílico transparente.

Mejores Volkswagen para restaurar

“Además, su encendido es electrónico y los cables de las bujías son de silicón rojo, de 10 mm y de la marca Taylor, y el filtro de gasolina es tipo ampolleta. Para finalizar, instalé un sistema de escape tipo misil retro marca Miller y varias piezas de la máquina se detallaron con pintura electrostática rojo Candy.

Small Devil cuenta con un equipo de audio de competencia

“El equipamiento, prosiguió con la instalación de unos espejos laterales y unos estribos tipo Billet, junto con todas sus molduras y logos de Volkswagen bien pulidos y cromados. Los viejos faros, dejaron su lugar a unas unidades principales a base de Led con “ojo de ángel” y estrobos.

Mejores Volkswagen para restaurar

“Por su parte, el interior incluye unos asientos tapizados en piel negra, volante deportivo, acelerador tipo Roller, freno de mano cromado, tablero y velocímetro personalizados.

“El equipo de audio, está encabezado por una unidad principal Sony modelo CDX GT 45U y un ecualizador “Baby” Kenwood modelo KAD 4042A. El sonido brota de 4 bocinas 6×9” (ubicadas en la sombrerera) y de un par de bajos de 12” (colocados en un cajón), todo de la marca Pioneer, así como de 2 pares de medios Kicker, unos son de la serie Css 65 (instalados en los costados traseros) y los otros de la serie DS 650 (situados en las puertas), y unos tweeters Audiobahn. Todos estos componentes se pusieron en terminados en fibra de vidrio, hechos a la medida y pintados en color rojo.

vocho 76

“Sobre un terminado en fibra de vidrio pintado en rojo, y colocado debajo del tablero, se instalaron 2 bocinas 6×9” y otro par de tweeters de la marca Kicker, junto con un distribuidor de corriente de dbDrive y un distribuidor de tierras.

“Todo el conjunto está alimentado por 2 amplificadores, uno es JL Audio modelo JX 500 y el otro Soundstream Tarantula modelo CS 1600 X, y un capacitor Massive, componentes ubicados en la parte interna del cofre. Todo está conectado con cableado libre de oxigeno como terminales especiales de la marca Stinger. Sin ser un vehículo de competencia, el Small Devil marca los 175 decibeles.

vocho 76

“Por aquello de la delincuencia, a mi vocho 76 le añadí una alarma Viper de impacto y movimiento, un GPS de plataforma, seguros Gorila en cada uno de los rines, seguros eléctricos en las puertas, así como un cortacorriente y película antiasalto color humo en los cristales.

“Es así como he ido equipando mi auto, pero esta labor no ha sido nada fácil ya que en más de una ocasión ha sufrido daños y en carretera se quemó el motor y la instalación eléctrica, además se fundieron los fusibles de todos los componentes y se dañó el generador, razón por la cual lo cambié por alternador.

vocho 76

“Sólo me resta dar gracias a Dios por dejarme seguir día a día con mi auto, el cual es mi pasión, a mi esposa Edith Montiel Gallardo, a mis hijos Tlato, Danny, Michelle y Héctor, a la familia Vargas Horta y a todos y a cada uno de mis amigos que me ayudaron a que mi carro fuera una realidad”, concluye Héctor integrante, al igual que su vocho, del Old Bugs Club.