Cuarenta años después de la última vez que se vendió un vocho nuevo en Estados Unidos, este legendario auto todavía se puede encontrar en las carreteras de ese y muchos países del mundo, un testimonio de su popularidad e ingeniería. Lo mismo ocurre con las pistas de carreras, donde una parte importante del legado del Volkswagen Sedan se ha vuelto más popular a lo largo de los años, gracias a la Fórmula Vee.

Los inicios de la Fórmula Vee

Desde su inicio a principios de la década de 1960, las carreras de Fórmula Vee han ofrecido una de las formas más competitivas y asequibles de carreras en cualquier parte del mundo.

historia de Volkswagen

Desarrollada por un grupo de distribuidores independientes, la serie se ha mantenido prácticamente sin cambios desde los años 60, confiando en motores, transmisiones y piezas de suspensión del vocho, envuelto en un marco tubular de acero con un cuerpo de fibra de vidrio.

Estos pequeños bólidos son impulsados por el confiable motor de cilindros opuestos y cuatro cilindros.

Al igual que el Escarabajo original, la Fórmula Vee se basa en una filosofía de trabajo simple pero efectiva; si no está roto, no lo modifiques. Al mantener bajos los costos y establecer reglas que eviten estrictamente modificaciones mayores, la Fórmula Vee ofrece carreras de rueda a rueda que recompensan la habilidad más que el gasto.

Historia Volkswagen

Una categoría popular en muchas partes del mundo

A lo largo de las décadas, la Fórmula Vee ha demostrado ser tan popular que rápidamente se extendió a muchas partes del mundo.

Al igual que en los karts, muchos pilotos de las categorías superiores iniciaron sus carreras en la Fórmula Vee, y, de hecho, hablamos de pilotos de la talla de Emerson Fittipaldi, Niki Lauda, Keke Rosberg y Sergio Pérez.

Iniciarte en estas carreras puede resultar relativamente barato, gracias a que hoy en día es relativamente sencillo encontrar vochos usados de la década de los 60 o 70 que puedan ser donadores de partes.

Fórmula Vee en México

Fórmula Vee celebrándose en el autódromo de Daytona en 1969. Foto: Volkswagen

Luego, con una inversión de alrededor de 60 o 70 mil pesos se puede construir la carrocería del coche de competencias y hacerse de todo lo necesario para comenzar a correr.

Con un peso mínimo apenas superior a los 450 kilos con conductor y la transmisión de cuatro velocidades, los autos modernos de esta categoría pueden alcanzar velocidades cercanas a los 200 km/h, pero son lo suficientemente simples como para que un equipo pueda hacer reparaciones y mejoras rápidamente.

Fórmula Vee en México

Las carreras de este año se retrasaron por el coronavirus. En México existe un grupo de entusiastas que están impulsando nuevamente esta categoría que tuvo mucho auge hace años.

De acuerdo con la página oficial de la Fórmula Vee México, sus competencias se llevan a cabo en San Luis Potosí, CDMX y Guadalajara y así como lo mencionamos al principio, ellos afirman que: “ La Fórmula Vee es la categoría de autos tipo fórmula más económica en México”.